^

Orfanato Accidental II

En el año 2009, cuando regresé de rodar Orfanato Accidental en Entebbe, ya había decidido regresar a Malayaka House y volver a ver y contar como seguían las vidas de ese grupo de niños, antes abandonados y ahora luchando por su futuro. Cuando me fui de allí ya sabía que tenían un hogar, aunties, amigos y hasta admiradores. Han pasado casi  6 años años y muchos acontecimientos desde entonces: ya no son trece, sino treinta y nueve, muchos trabajan para pagarse los estudios, unos ayudan a los otros. Robert sigue, pero alterna su tiempo entre EE.UU. y su casa con los niños en Entebbe: el dinero tiene que seguir llegando. Ahora ya poseen un trozo de tierra, quizá pronto haya una casa más grande… Cuando vuelva quizá sean los niños los que me cuenten la historia de lo acontecido. Esa es mi intención al menos. Habrá más sorpresas. Sin duda. El plan será similar a la anterior experiencia. A diferencia de la primera vez, no viajaré varias veces sino solo una. Rodaré durante dos o tres semanas. Comenzaré el montaje ya allí e intentaré no parar hasta que lo termine. El Canal Odisea prácticamente ha desaparecido. Desde que Roberto Blatt abandono aquel barco, su gestión y programación no hace sino reflejar el estado de las cosas del resto del país. Una enorme ola de mediocridad ha llegado para tapar los muchos brotes verdes que siempre se pueden esperar de la gente. Nunca fue fácil. Ahora tampoco. Vamos a intentar financiarnos desde fondos privados de España hasta el otro lado del Atlántico. Situación actual: en preparación y financiación. Rodaje: abril_2014 Montaje: por determinar_2014 Presentación: Diciembre 2014 Ya he montado una primera pieza de 10 minutos que espero sirva tanto a Malayaka cómo a mi a la hora de buscar nuevos apoyos. Tras este primer montaje, tengo claro que debería volver al menos otra vez, especialmente si algunos de los proyectos que se manejan cuaja y se consolida. Podría ser con la instalación de los paneles solares. Pero sobre todo que sea un momento donde acontezcan cosas relevantes a la vida de los niños. Como siempre, la distancia es una limitación.